Los luchadores de siempre se animan a soñar en Melbourne