Mamá Clijsters, otra vez campeona, con una tarea demoledora