Mónaco, la única alegría argentina en Roma