Mónaco, un caddie de lujo para Rafa Nadal