Nalbandian: la última esperanza argentina, en los octavos de final

El jugador de Unquillo, de 20 años, batió al suizo Bastl por 6-2, 6-2 y 6-2, y se medirá con el australiano Arthurs; es su mejor tarea en torneos de Grand Slam
(0)
29 de junio de 2002  

LONDRES.- La última esperanza se mantiene, la ilusión sigue viva en el All England, y seguirá por lo menos hasta pasado mañana. Con una tarea sólida, David Nalbandian , 28° favorito y único argentino en carrera en los singles, avanzó a los octavos de final de Wimbledon (con US$ 12.300.000 en premios) al superar al suizo George Bastl por 6-2, 6-2 y 6-2, en 1h37m.

Nalbandian, que participa por primera vez como profesional en el Grand Slam británico, se medirá en la rueda de los 16 mejores con el australiano Wayne Arthurs, ganador del norteamericano Taylor Dent por 7-6 (7-2), 7-6 (7-3), 6-7 (4-7) y 7-6 (7-5).

El jugador de Unquillo, de 20 años, cumple así su mejor desempeño en uno de los cuatro grandes, ya que anteriormente llegó a la tercera rueda en el US Open de 2001 y a la misma etapa en el reciente Roland Garros.

Nalbandian, 28° en la Carrera de Campeones y 32° en el Sistema de Acceso, obtuvo en abril último su primer título de ATP en Estoril, Portugal, y tiene un récord de 22 triunfos y 13 derrotas en lo que va de la temporada. Este Wimbledon también significa su primer certamen sobre césped, aunque vale recordar que en 1999, durante su etapa como junior, alcanzó las semifinales en Roehampton y en Wimbledon, y ganó el título de dobles en el All England junto con Guillermo Coria.

Nalbandian no tuvo problemas para superar a Bastl, que venía de dar el gran golpe del torneo al eliminar a Pete Sampras. El suizo, como muchos jugadores que logran triunfos ante rivales destacados, no mantuvo el nivel y eso fue aprovechado por el argentino, que se adueñó del match desde el comienzo, se mantuvo concentrado todo el tiempo y demolió a su adversario con el revés, los passings y la devolución (8 quiebres sobre 14 intentos).

"Creo que jugué realmente muy bien. Nunca pensé que el resultado iba a ser así de fácil, pero él no pudo hacer lo que sabe, porque por algo le ganó a Sampras; a lo mejor hoy no se pudo sentir muy cómodo, mientras que yo aproveché todas las oportunidades que tuve. De todos modos, todavía tengo que mejorar el saque, porque tuve un bajo porcentaje de primeros servicios (41%)", admitió el jugador de Unquillo.

"Estoy muy contento por estar en los octavos. Este triunfo es muy importante para nosotros, que no estamos acostumbrados a jugar sobre pasto", comentó Nalbandian, que también recordó: "Yo empecé a jugar cuando (Boris) Becker jugaba en Wimbledon. Cuando ganó por primera vez empecé a jugar por él. Siempre fue mi héroe, y sería muy lindo avanzar como lo hizo él".

Respecto de una probable participación en el equipo argentino de la Copa Davis que se medirá por las semifinales contra Rusia, en Moscú, en septiembre próximo, Nalbandian señaló: "Ya hablé con el capitán (Alejandro Gattiker) y le dije que estoy dispuesto a jugar cuando quiera; él es el que tiene que decidir".

El argentino ya palpita su choque ante Arthurs, que eliminó a Dent con 32 aces (81 en todo el torneo). "Juega bien y es uno de los mejores sacadores del circuito; además, es zurdo, y sobre césped se hace muy difícil devolverle porque se invierten los efectos, aunque si devuelvo como lo hice hoy creo que tendré chances de ganarle."

Arthurs, 57° en la Carrera y 89° del Sistema, integró el equipo australiano que cayó ante la Argentina (5-0) en febrero último, por la Copa Davis, y en aquella ocasión jugó el dobles con Todd Woodbridge.

Hasta ahora, Nalbandian y Arthurs sólo jugaron una vez, en Miami 2001, con victoria del australiano en sets corridos. La próxima cita será pasado mañana, en lo que promete ser un interesante duelo entre la devolución del argentino y el poderoso servicio del australiano. Mañana no habrá actividad en el All England, ya que el domingo del medio es tradicionalmente una jornada de descanso.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?