El envión de David sufrió un freno