Nishikori, el primer profeta en su tierra