Opinión: prioridades y limitaciones en la Davis