Otra función de Kyrgios: el reto de la botella, la Gran Willy ganadora y la raqueta destrozada

Kyrgios perdió la paciencia y la raqueta pagó por los errores
Kyrgios perdió la paciencia y la raqueta pagó por los errores Fuente: AP - Crédito: Joel Auerbach
(0)
26 de marzo de 2019  • 20:19

Con él, no parece haber término medio: se lo adora o se lo odia. Nick Kyrgios puede dar un espectáculo brillante o un bochorno, o ambos en el mismo encuentro. El australiano, acaso el jugador más discutido del momento en el tour en este momento, volvió a hacer de las suyas en el Miami Open .

El australiano, 33° del ranking, perdió por 4-6, 6-3 y 6-2 con el croata Borna Coric en los octavos de final del segundo Masters 1000 de la temporada, pero el resultado quedó opacado por otra función de Kyrgios, que cumplió con el famoso desafío de la botella; se llevó uno de los mejores puntos del torneo con una "no look volley" (volea sin mirar) y una Gran Willy descomunal, y ya abajo en la cuenta y en el desarrollo, destrozó su raqueta y se la regaló a un espectador. Todo en la misma tarde. Con Kyrgios, el show está asegurado

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.