Poderosas: la Argentina gana 2-0

En el Buenos Aires, Dulko se impuso a Sugiyama por 6-3 y 6-4 y Suárez a Morigami por 6-4 y 6-0; el equipo dirigido por Ricardo Rivera está a un paso de los cuartos de final
(0)
25 de abril de 2004  

De la mano de Gisela Dulko y Paola Suárez, con un desenlace mejor de lo imaginado, la Argentina consiguió un 2-0 que invita al optimismo y quedó match-point en la serie que sostiene ante Japón, por la primera rueda del Grupo Mundial de la Fed Cup.

En el court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club, ante unos mil espectadores, el equipo conducido por Ricardo Rivera tomó una importante ventaja con los triunfos de Dulko sobre Ai Sugiyama por 6-3 y 6-4, y Paola Suárez ante Akiko Morigami por 6-4 y 6-0. La serie se resolverá hoy: desde las 9.30, Suárez v. Sugiyama; a continuación, Dulko v. Morigami, y en el cierre, Suárez y Patricia Tarabini v. Shinobu Asagoe y Saori Obata. Con un triunfo más, el conjunto argentino avanzará a los cuartos de final, etapa en la que esperará como local ante Rusia o Australia -las rusas ganan 2-0-, y que se jugará el 10 y 11 de julio próximo, además de asegurarse la permanencia en la máxima categoría.

Por la mañana, Dulko dio una agradable sorpresa. La jugadora de Tigre, de 19 años y 68ª del mundo, obtuvo su primera victoria ante una top ten, en su debut absoluto en el Buenos Aires.

El éxito de Dulko, en lo que aparecía el punto más complicado de la serie, tuvo varios puntos de apoyo. La nueva figura de la Legión, con un juego agresivo desde la base, tomó la iniciativa, y más allá de algunos problemas por apurarse más de la cuenta, aprovechó la opaca actuación de una Sugiyama distante años luz de su juego de top 10.

En un encuentro con muchos errores no forzados y numerosos quiebres de servicio (12 sobre 19 games), Dulko halló el momento del desequilibrio cuando se adelantó 4-2 en el primer parcial y tuvo la tranquilidad necesaria para cerrar el primer set.

Después, la argentina se enredó en algunos desaciertos que la dejaron abajo en el score (2-4), pero se recuperó a tiempo, y cuando encontró los ángulos para descargar la aceleración de su drive cruzado, acumuló 17 winners para llevarse los últimos cuatro games. También es cierto que Sugiyama ayudó con serias fallas en el saque (10 dobles faltas) y 23 errores no forzados.

"Fue un partido con mucha tensión. No saqué bien por los nervios, pero también noté que ella estaba muy ansiosa. Y cuando estaba abajo en el segundo set no me preocupé porque sabía que todo dependía de mí, porque el juego de Sugiyama no me lastimaba", comentó Dulko.

Después, Suárez cargó con todo en su duelo ante Morigami, incluidos los aciertos y errores. En su regreso al Buenos Aires y a la Fed Cup tras dos años (desde el 2-3 ante Francia, en 2002), la mejor tenista argentina del momento manejó a voluntad un encuentro en el que se adelantó 5-0; sufrió un bajón tras errar dos set-points, y se recuperó para sellar el primer parcial y arrasar en el segundo. Un revés ganador decoró el último punto y significó el 2-0. "Esto fue un sábado soñado, y aunque todavía falta un punto, estamos mucho más cerca", comentó el capitán Rivera.

El primer día de la Fed Cup también dejó la impresión de que merecía una mejor presencia de público, pero varios factores conspiraron en su contra: las entradas caras (20 pesos las plateas y 35 los palcos), la escasa respuesta de las escuelitas de tenis invitadas, y acaso también, el hecho de que Coria jugara la semifinal de Montecarlo casi a la misma hora. Una pena, si se tiene en cuenta que son muy escasas las ocasiones para ver de cerca a las principales raquetas de nuestro país.

La hinchada del sol naciente

En la tibia mañana del Buenos Aires, buena parte del color lo aportó la hinchada japonesa, con un centenar de personas pertenecientes en su mayoría a la colectividad nipona en nuestro país; todos ellos con banderitas, kimonos y gorros de una marca de fotografía. Su aliento se escuchó en algunos puntos, pero el fervor se apagó con el resultado desfavorable. También pasó Gaby Sabatini, que elogió a Suárez y a Coria, y dijo que seguirá ayudando a los juveniles argentinos.

Por otra parte, en el Buenos Aires se realiza una subasta solidaria en favor de atletas con capacidades diferentes, con raquetas y remeras de Suárez, Díaz Oliva, Dulko, Tarabini y Coria.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.