Primero, Li Na; después, Serena: las reinas, en problemas