Rafael Nadal, la leyenda del apetito interminable, dejó a Guillermo Vilas en el camino