Roddick-Safin, un partidazo abre la serie en Moscú