Roland Garros: arrasante debut de Nadal y lo más curioso del segundo Grand Slam del año