Perdieron Mónaco y Mayer. Roma también se quedó sin argentinos