El Abierto de Australia. Se terminó la ilusión en Melbourne