Se tomó revancha

Gastón Gaudio pasó a cuartos en Barcelona tras vencer a Carlos Moya, su fantasma de la Copa Davis en 2003
(0)
30 de abril de 2004  

BARCELONA.- Nada mejor para ahuyentar fantasmas que enfrentarlos y sepultarlos, enterrarlos bien profundo, para que no vuelvan a salir a la superficie. Gastón Gaudio vivió en los últimos meses sumido en la intrascendencia, en la oscuridad que otorgan los resultados adversos. Y gran parte de ese camino negro se debe a aquella semifinal de la Copa Davis 2003, en Málaga, ante España. Tras un comienzo desfavorable, el equipo argentino tenía la posibilidad de llevarse la serie. Dependía de Gaudio; enfrente estaba Carlos Moya. Pero fracasó: cayó ante el mallorquín por un contundente 6-1, 6-4 y 6-2. Y se hundió...

Hasta ayer, en que se cruzó otra vez con Moya. Pero esta vez fue distinto. Jugó como debió haber jugado aquel punto de la Davis. Lo pasó por arriba al español. Y se tomó revancha: con una solidez notable, desacostumbrada por esta época para el argentino, lo derrotó por 6-4 y 6-4 y avanzó a los cuartos de final del 52º Trofeo Conde de Godó (US$ 1.170.000 en premios), que se juega en el Real Club de Tenis de Barcelona.

No fue, entonces, un éxito más. Por aquellos fantasmas personales, por la calidad del rival y porque aquí se enfrentaban los últimos dos campeones de este certamen. Moya defendía aquí el título, mientras que Gaudio lo ganó en 2002. Y hay un dato alentador: aquel año, también venció a Moya en los octavos de final. Lo cierto es que para Gaudio se trata de la segunda vez que alcanza los cuartos de final en la temporada; la otra fue en el torneo de Viña del Mar, cuando perdió con David Sánchez.

No será fácil el camino para reiterar ese triunfo de hace dos años. Hoy tendrá enfrente a otro adversario de fuste: el brasileño Guga Kuerten, que ayer despachó a Guillermo Cañas por 6-3, 6-7 (1-7) y 6-3. El argentino nunca pudo vencer a Kuerten en siete enfrentamientos. El historial entre Kuerten y Gaudio favorece al brasileño por 3-2; el último choque data del Abierto de Australia de 2001, con victoria para el ex Nº 1 del mundo.

Claro que habrá otros dos argentinos en el cuadro de cuartos de final del torneo. David Nalbandian (3er preclasificado) dejó atrás al catalán Marc López por un doble 6-4 y hoy se enfrentará con el belga Kristof Vliegen (vencedor del francés Olivier Patience por 6-3 y 6-4). El otro compatriota ubicado entre los ocho mejores es Agustín Calleri. El riocuartense se deshizo sin problemas del español Feliciano López por 6-3 y 7-5 y hoy jugará con el catalán Albert Montañés.

El que no pudo avanzar fue Mariano Zabaleta, que cayó con el chileno Fernando González por 7-6 (7-2), 3-6 y 6-2.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.