El Abierto de Australia. Sigue en pie