Teñido de celeste y blanco

Calleri, Coria, Gaudio y Nalbandian se adueñaron del torneo alemán y aseguraron otro título para el tenis nacional; es la primera vez que nuestro país acapara los cuatro lugares en las semifinales de un certamen de ATP
(0)
17 de mayo de 2003  

HAMBURGO.- El tenis argentino vive un fin de semana de fiesta. De la mano de cuatro de sus representantes, la Legión se adueñó del torneo de Hamburgo (2.450.000 euros) aun cuando restan jugarse las semifinales y la final, y eso se debe a que Agustín Calleri, Guillermo Coria, Gastón Gaudio y David Nalbandian ocuparon los cuatro lugares en la lucha por el título del quinto Masters Series de la temporada, lo que constituye un hecho histórico: es la primera vez que la Argentina tiene cuatro semifinalistas en un torneo de ATP. Y también, por primera vez, un país acapara las etapas decisivas de un certamen de esta categoría -instalada desde 1990-, la más trascendente después de los cuatro Grand Slams.

Las cuatro victorias tiñeron de celeste y blanco el club Rothenbaum de Hamburgo, el escenario que verá a un argentino campeón después de 25 años: el único, hasta aquí, fue Guillermo Vilas, en 1978. Ahora, sólo falta saber el nombre del que coronará una semana inolvidable, y que se adjudicará el segundo título de ATP del año, el N° 144 en la era abierta y el segundo en un Masters Series, tras la conquista de Guillermo Cañas en Toronto, en 2002.

El primer paso lo dio Nalbandian, 8° favorito, que derrotó al chileno Fernando González (15°) por 5-7, 6-3 y 6-4; luego, Coria (12°) batió al australiano Mark Philippoussis por 6-2 y 6-0; Calleri al sudafricano Wayne Ferreira por 7-5 y 6-2, y Gaudio al belga Olivier Rochus por 6-1 y 6-1.

Hoy, desde las 8, con transmisión por ESPN, Nalbandian se medirá con Calleri, y a continuación, Gaudio se cruzará con Coria. El historial de ambos choques les otorga ventajas a Nalbandian (4-1) y a Coria (2-1).

En un partido cambiante, marcado por los altibajos de ambos y los numerosos breaks (siete de Nalbandian por seis de González), el unquillense se sobrepuso a varios momentos difíciles y mantuvo su paternidad sobre el chileno, al que derrotó en los cuatro enfrentamientos que sostuvieron.

En el comienzo, Nalbandian se complicó con pocos aciertos en su primer servicio y muchos errores forzados; tuvo un set-point que no aprovechó y su adversario dio vuelta el resultado. El cordobés reaccionó y emparejó la cuenta, aunque después quedó 1-4 en el tercero; González desperdició dos ventajas para ponerse 5-2 y el argentino volvió para ganar cinco games consecutivos y quedarse con un triunfo muy valioso en lo anímico: la de hoy será su primera semifinal del año, y desde pasado mañana volverá a estar dentro de los diez mejores del Ranking de Acceso.

Coria fue sólido y preciso (apenas cometió seis errores), y derrotó en menos de una hora a un Philippoussis que hizo añicos su raqueta ante la falta de respuestas tenísticas y anímicas. El jugador de Venado Tuerto intentará alcanzar hoy su tercera final de 2003, tras caer en las definiciones de Buenos Aires y Montecarlo.

Calleri, con agresividad y potencia, dio cuenta de un rival experimentado y extendió su foja de 2003 a 23 victorias y siete derrotas sobre polvo de ladrillo. El riocuartense, en su mejor momento, busca seguir su serie exitosa tras ganar el título en Acapulco y alcanzar la final en Estoril.

Gaudio aplastó a Rochus en un partido con enormes diferencias; el Gato, luego de algunos traspiés inesperados en las últimas semanas, está a un paso de volver al lote de los 20 mejores del mundo. Su triunfo completó el pleno argentino y desató una catarata de récords.

Esta ciudad vivió un viernes brillante al ritmo de la Legión. Y no faltó nada: si hasta Gabriela Sabatini se asoció a la fiesta, al celebrar su 33er cumpleaños en el Rothenbaum, con Boris Becker como anfitrión. Por muchas razones, más allá del festejo asegurado, fue una jornada histórica, de aquellas que merecen un lugar en el libro de las memorias.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.