Tenis: un impacto de US$ 420 millones para Nueva York

(0)
23 de agosto de 2001  

Apenas restan cuatro días para que el último Grand Slam de la temporada, el US Open , vuelva a abrir sus puertas a más de 360 jugadores, 600.000 fanáticos y los millones que disfrutarán las imágenes que llegarán a través de la TV. Pero al igual que el resto de los certámenes de este tipo, allí no sólo se vive de tenis.

Según un informe suministrado por los organizadores del Abierto de los Estados Unidos y por el encargado del control de finanzas de Nueva York, Alan Hevesi, durante 2000 esta prueba le generó movimientos por 420.000.000 de dólares , la cifra más alta entre espectáculos deportivos o de entretenimiento en cualquier ciudad de los Estados Unidos.

Tenis y negocios. Un cóctel que se prepara con estos dos ingredientes desde hace varias décadas. Los únicos cuatro certámenes que se desarrollan bajo la mirada de la Federacción Internacional de Tenis -los otros son Roland Garros, Wimbledon y Australia- reparten a los protagonistas suculentas sumas de dinero gracias a las ganancias que se generan en tickets, merchandising, derechos y el producido por el expendio de bebidas y comidas a miles de personas. Y en Flushing Meadows, durante los catorce días de competencia, eso se multiplica.

Sin la elegancia de París o la tradición de Londres, el alza comercial del US Open late con el mismo pulso que una jornada de bolsa de Wall Street. Es el certamen que más dinero reparte, 15.700.000 dólares, de los cuales saldrán los US$ 850.000 que se llevará cada uno de los vencedores de las pruebas de singles.

Pero en la tierra de los negocios, lo que vale es el efecto. Y en eso, los 420 millones que se mueven como consecuencia de lo que ocurre en los courts de cemento neoyorquinos significaron, hace doce meses, el 3% del movimiento de dinero que se produjo en la Big Apple durante el año último.

Como si fuera poco, esa suma produjo la creación de 11.437 puestos de trabajo relacionados directa o indirectamente con este torneo... Y en materia de impuestos, los gobiernos local, estatal y federal recibieron, en total, 57.400.000 dólares. ¿Demasiado, no? Un sueño para cualquier inspector de la AFIP...

Otro punto de este estudio realizado por el Search Managment Reaserch Institute es que en la comparación con respecto a 1996, cuando el predio de Flushing Meadows -de 101.174 metros cuadrados y que se utiliza desde 1978- todavía no estaba reformado y el estadio Arthur Ashe era un proyecto en construcción, el dinero que se movió alrededor del US Open fue de 159.000.000 de dólares, unas tres veces menos de lo que se habla por estos días.

Así es el US Open. Con un motor cautivante en los norteamericanos y en gente de todas partes del planeta que a la hora de contestar encuestas también sorprende por sus números: el 94,2% del público no neoyorquino asistente promete volver en los próximos dos años; el 76,2% viaja únicamente para disfrutar de los golpes de los astros del tenis y, el 49,8% de ellos tiene una opinión favorable de Nueva York por ser el escenario para esta prueba de Grand Slam.

El Abierto de los Estados Unidos ya se palpita. Por lo deportivo y por los números económicos que no dejan de asombrar. Como los más de 80.000.000 de dólares que le quedarán de ganancia a la United States Tennis Asociation para continuar alimentando la usina generadora de valores.

Todo sin olvidar que esta competencia se disputa en un espectacular terreno con 24 courts que durante los restantes once meses del año está a disposición de todos los jugadores de tenis de la comunidad de Nueva York. Esos que año a año hospedan al tenis del Primer Mundo. Aquellos que jueguen o no se benefician con el boom que hace circular US$ 420.000.000.

Ayer, el sorteo; no jugarán Squillari y Coria

NUEVA YORK (AP).- Con la novedad de las deserciones, por lesiones, de Franco Squillari -pie- y Guillermo Coria -mano izquierda-, ayer se realizó la ceremonia del sorteo de cuadros del último torneo de Grand Slam del año. Al menos habrá ocho argentinos en esta competencia que se iniciará el lunes en Flushing Meadows. En la primera rueda, Guillermo Cañas (27°) se medirá con el australiano Wayne Arthurs; Gastón Gaudio tendrá un ensayo previo a la Davis con el bielorruso Max Mirnyi; José Acasuso jugará con el español Félix Mantilla; Mariano Zabaleta, con el francés Sebastien Grosjean; Agustín Calleri, con el marroquí Hicham Arazi; Paola Suárez (24a), con la croata Silvia Talaja; Mariana Díaz Oliva, con la eslovaca Henrieta Nagyova, y María Emilia Salerni, ante la alemana Anke Huber. Gustavo Kuerten (1°) debutará ante el checo Daniel Vacek y Martina Hingis (1a) lo hará frente a la local Laura Granville.

Por la rueda de clasificación, David Nalbandian venció al rumano Gabriel Trifú por 6-4 y 6-2 y Diego Veronelli al alemán Christian Vinck por 6-4, 2-6 y 6-1; Martín Rodríguez cayó ante el italiano Giorgio Galimberti por 6-3 y 7-6 (8-6) y Clarisa Fernández perdió con la francesa Stephanie Foretz por 2-6, 6-4 y 6-4.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.