El Abierto de Australia. Un día de fiesta