Opinión. Un día especial matizado por esas costumbres argentinas