Un premio a la regularidad