Los argentinos, protagonistas. Una actitud desafortunada