Opinión. Una derrota que no daba ni para perder la calma