Opinión. Una elección entre las sensaciones y la estrategia