Una jornada en la que nada salió bien