Una lesión de Kei Nishikori le permitió a Rafael Nadal consagrarse en el Masters 1000 de Madrid