Una propuesta distinta en el tenis: Berlocq y Mayer, las figuras del Challenger sobre cemento en Tigre

Carlos Berlocq, primer preclasificado del torneo
Carlos Berlocq, primer preclasificado del torneo
Este martes, en el complejo Jeep Park, en Benavídez, comienza a jugarse el cuadro principal del primer torneo en canchas rápidas en nuestro país
José Luis Domínguez
(0)
13 de marzo de 2017  • 23:59

Desde este martes, Tigre será el escenario de una propuesta inédita. Allí se jugará la Copa Ciudad de Tigre, el primer Challenger sobre cemento en la Argentina, a tono con el avance cada vez mayor de esa superficie en el circuito internacional. El certamen, además, contará con la participación de dos figuras reconocidas por su participación en la Copa Davis: Carlos Berlocq y Leonardo Mayer. El de Chascomús confirmó su entrada en los últimos días y recibió una invitación especial, mientras que el correntino ya estaba inscripto en este certamen con 50.000 dólares premios más gastos de hospitalidad, y con 80 puntos para el ranking para el campeón.

El torneo se disputa en el complejo Jeep Park (San Roque 2500, Benavídez), y la entrada es libre y gratuita. La iniciativa surgió a partir de una propuesta de los organizadores al Municipio de Tigre, que aportó la construcción de cuatro canchas como parte del programa de iniciación al tenis en las escuelas de esa zona.

"La idea era hacerlo en enero, antes del Abierto de Australia, pero no nos aprobaron las canchas a tiempo. Buscamos otra fecha y la mejor que encontramos era esta semana, entre Indian Wells y Miami. Hablamos con el municipio de Tigre, les gustó la idea, buscamos un lugar adecuado y empezamos a trabajar en esto, que es nuevo para todos", le contó Leonardo Olguín, ex jugador y director del torneo, a La Nacion.

"Hacer un torneo en cemento es una idea que tuve siempre en la cabeza, pero en nuestro país es difícil encontrar un lugar con la infraestructura que se requiere, porque la ATP te exige contar con cuatro canchas como mínimo", explicó Olguín. Los premios totalizan 50.000 dólares, pero con los gastos de hospitalidad (hotel y comidas) para los jugadores, la cifra se extiende a US$ 75.000, que es el monto mínimo para un challenger a partir de esta temporada. Como en la mayoría de los torneos, la inversión total es una cifra que prácticamente triplica el prize money.

El programa del martes
El programa del martes

Para organizar un torneo de este tipo, los que están inmediatamente por debajo de los ATP, el pedido de fecha se realiza con una anticipación de cinco a siete meses, se deposita un 'fee' (pago de derechos) y a partir de allí comienzan los trabajos para cumplir todos los requisitos que establece la entidad que rige el tour masculino; un par de meses antes llega un supervisor para corroborar los trabajos y también se paga por adelantado el prize money. A diferencia de los ATP, en los challengers no se compra la semana de competencia, sino que se renueva cada temporada. "En nuestro caso, veremos cómo sale la experiencia, nos juntaremos cuando todo termine y trabajaremos para realizar el próximo en 2018, con la idea de jugarlo en la primera semana de enero", destacó Olguín.

Más allá de que este tipo de torneos suelen contar con apoyo de la ciudad o municipio correspondiente, más el aporte de empresas, otra diferencia con las pruebas mayores es que no se cobra entrada, a modo de promoción del deporte y del certamen, que de todos modos contará con dos jugadores de reconocida trayectoria como Berlocq y Mayer. "Para nosotros fue una alegría contar con Berlocq por lo que significa para el tenis argentino y las cosas que hizo en los últimos años. Sabíamos que podía llegar a jugar porque después va a viajar a Miami, y jugar aquí le sirve para la puesta a punto, así que cuando pidió la invitación no dudamos en dársela", contó el director del certamen.

El cuadro principal del torneo
El cuadro principal del torneo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.