Wimbledon: por qué se desplomaron dos de los mejores Next Gen en pocas horas

Zverev sucumbió ante el zurdo Vesely, ubicado más de cien puestos por debajo en el ranking
Zverev sucumbió ante el zurdo Vesely, ubicado más de cien puestos por debajo en el ranking Fuente: Reuters
Sebastián Torok
(0)
1 de julio de 2019  • 21:00

LONDRES.- Thomas Fabbiano nació en Grottaglie, una ciudad del sur italiano. Tiene 30 años, es 89° y su récord ATP es de, apenas, 23 triunfos y 50 derrotas. Hasta el año pasado actuó en challengers, la segunda categoría profesional. Antes de participar en el main draw de Wimbledon, jamás le había ganado un set a un Top 20. Sin embargo, en la apertura del certamen sobre césped más valioso del mundo, derrumbó a una de las joyas de la nueva generación, el griego Stefanos Tsitsipas (7° cabeza de serie), por 6-4, 3-6, 6-4, 6-7 (8-10) y 6-3. En los seis meses de la temporada, Fabbiano llevaba ganados 300.000 dólares; aquí, con tan solo un triunfo, ya se aseguró un cheque de US$ 91.300.

Jiri Vesely es de Pribram, en la República Checa. Hace cuatro años fue número 35 del tour, pero actualmente ocupa el puesto 124°. En once años de carrera sumaba apenas dos victorias frente a jugadores del Top 10. Sin embargo, en Wimbledon se potencia: dos veces alcanzó la cuarta ronda, la última en 2018. Al margen de ello, este año debió participar de la clasificación, pero la superó con autoridad, y en el primer desafío el zurdo movió los cimientos al eliminar al alemán Alexander Zverev (sexto favorito) por 4-6, 6-3, 6-2 y 7-5.

Tsitsipas, eliminado en el estreno por Thomas Fabbiano, que jamás había derrotado a un Top 20
Tsitsipas, eliminado en el estreno por Thomas Fabbiano, que jamás había derrotado a un Top 20 Fuente: AFP

Si antes del major británico muchas de las especulaciones estaban dirigidas sobre las condiciones reales que tendrían los mejores representantes de la "Next Gen" tan promocionada por la industria de la ATP, apenas unas horas bastaron para que la realidad quedara en evidencia. Ni Zverev (22 años) ni Tsitsipas (20), más allá de la brillantez que ostentan y de los fabulosos resultados ya alcanzados, están preparados y maduros para levantar la guardia frente al Big 3 dominante: Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic. ¿Por qué? Porque carecen de regularidad.

"Me decepcionó mucho haber perdido. Estoy decepcionado. La gente esperaba cosas de mí. Yo no las entregué. Cuando recibes tanto apoyo, tanta energía, tanta positividad de todos y lo arruinas por ti mismo, es devastador", confesó Tsitsipas, que lleva ganados tres títulos, dos esta temporada (Marsella y Estoril), y disputó otras cuatro finales (dos de Masters 1000, en Canadá 2018 y Madrid, en mayo pasado). "¿Qué me sucedió? Fue un partido típico de Grand Slam para mí: comencé bien, luego una o dos cosas no van a mi manera y todo se desmorona un poco. Mi confianza está por debajo de cero en este momento", analizó Zverev, que pese a haber alcanzado el N° 3 del ranking, su mejor tarea en un Grand Slam fueron los cuartos de final de Roland Garros 2018 y 2019. En los grandes tiene una gran cuenta pendiente.

"Pienso que Zverev está un poco en crisis ahora, está en una zona de confort y debe salir de allí. Tiene todo para ser número 1, pero tiene que cambiar", dice Boris Becker, sobre su compatriota. El mundo del tenis espera muchísimo más sobre Zverev, algo que de cierta manera puede resultar pesado para el propio deportista (dijo que atraviesa por momentos personales delicados). El sistema, muchas veces, coloca a los jugadores en un sitio que aún no merecen. Hace unas horas, por ejemplo, el diario británico Daily Mail publicó en la tapa a Zverev comparándolo con el sueco Bjorn Borg, once veces ganador de Grand Slam.

"¿Por qué Nadal, Federer y Djokovic son los mejores de la historia? Por la regularidad, más allá de lo bien que juegan. Porque Zverev le ha ganado a todos y fue 3 del mundo, y porque Tsitsipas le ganó a Federer en Australia este año, la regularidad que tienen esos muchachos es distinta. Nunca hubo en la historia algo así. Hace 14 años que ganan todos los torneos y no bajan de final, de semifinales y de cuartos de final. Los que vienen atrás son muy jóvenes todavía y llegará un momento en el que van a mejorar. Pero hoy, el tema mental es lo que les juega en contra a Zverev y a Tsitsipas. No dejan de ser unos bebés. Tienen 20 años y están arriba. La vara que ha puesto el Big 3 no es fácil de igualar", describe el argentino Guido Pella, que avanzó a la segunda ronda de Wimbledon.

Los ciclos de maduración son hechos reales por los que todos deben atravesar. Pero Tsitsipas lo derriba, con autocrítica: "No creo que la edad sea una excusa. Hemos visto jugadores de mi edad, como Rafa o Roger, que parecían maduros y profesionales sobre lo que estaban haciendo. Tenían consistencia desde muy temprana edad. Siempre lo hicieron bien torneo por torneo, sin caídas importantes. Algo de lo que nos faltan a los de "Next Gen", incluyéndome a mí, es esa consistencia semana tras semana". Contundente. Por ahora, en los Grand Slam, la nueva generación se queda en promesas.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.