Los Juegos Olímpicos. Tevez, el eje de la locura