Tigre y Rafaela, detrás de una copa