Topalov, como un rey