Torneo Transición: otro invento agarrado al gancho de los clásicos