Tras la práctica de ayer, el despido