Suscriptor digital

Trotta espera el fallo judicial

Luego del incidente en Santa Fe podrían procesarlo por la ley del deporte
(0)
21 de agosto de 2000  

SANTA FE.- Roberto Trotta podría quedar procesado por violación al regimen penal de la ley 24.182 (ley del deporte), si así lo establece la investigación judicial en curso, después de la agresión del futbolista al boletero Jorge Pena, del cuerpo de controladores de Utedyc (Unión de Trabajadores de Espectáculos Deportivos y Civiles), al término del cotejo que anteanoche su equipo jugó frente a Colón.

"Por ahora, el expediente es por lesiones leves, pero sin perjuicio de las investigaciones que se han ordenado", admitió a La Nación el juez Correccional de la 8» Nominación, doctor Roberto Reyes, a cargo de la causa en turno.

El expediente, que en su fase administrativa tramitó la policía y que incluyó la comparecencia del defensor de River y de Pena en la comisaría con jurisdicción en la zona, ingresará mañana en el citado Juzgado Correccional. Con el expediente en su poder, luego de evaluar las circunstancias allí contenidas, el magistrado citará a Trotta a prestar declaración indagatoria, según el procedimiento de rigor. "Ello podrá ocurrir no antes de un mes", explicó Reyes.

Después de las declaraciones del denunciante y del imputado, el juez se detendrá a analizar si corresponde la aplicación de la ley del deporte.

Para ello pesarán los antecedentes y, como se recordará, Trotta estuvo vinculado a una causa donde sí se aplicó dicha ley, en ocasión de los incidentes del cotejo entre Gimnasia y Esgrima La Plata v. Vélez, donde quedó imputado el arquero José Luis Chilavert, jugado el 3 de abril de 1994.

La ley 24.192, que además del régimen penal contiene un capítulo para las figuras contravencionales, señala enfáticamente que para su aplicación los hechos o la causa que los motivaron debieron ocurrir en un acto deportivo de concurrencia pública.

La agresión del defensor de River a un particular ocurrió en la zona de vestuarios de Colón, al término del cotejo, por lo que el juez deberá establecer si la vincula o no en forma directa al ámbito deportivo.

Como se informó, Trotta reaccionó inesperadamente cuando escuchó que alguien, en el camino del vestuario visitante a la sala reservada para el control antidoping (unos diez metros), supuestamente lo insultó por su desempeño deportivo. Los dos golpes de puño del defensor provocaron un corte en el arco superciliar derecho de Pena -verificados por el médico policial-, quien declaró no haber dirigido palabra alguna al jugador.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?