El clásico Sibila. A tiro de Miss Atorranta