Cada cual con su estilo

Rodolfo Cariaga y Gonzalo Hahn
(0)
16 de diciembre de 2001  

Uno, Rodolfo Cariaga, pasó toda la vida en esto de las carreras. Más de medio siglo, para ser preciso. Tal vez por eso, por estar fogueado en esto de triunfos y derrotas, tomó con serenidad su victoria, como entrenador, en el Carlos Pellegrini.

El otro, Gonzálo Hahn, un pibe de 23 años que hace relativamente poco empezó en el oficio de la fusta y suele ser tranquilo como agua de pozo, dejó de lado su serenidad y explotó de alegría tras cruzar el disco adelante con Second Reality.

“Es lo más grande que me pasó. Es hermoso. Le tenía una tremenda confianza a este caballo y me respondió. En los 300 metros finales ya lo tenía tiro a Ice Point y sabía que lo iba a pasar de largo”, apuntaba Hahn, que si lo dejaban se quedaba a vivir sobre la montura del caballo criado en el haras Orilla del Monte.

“Me extrañó que el de Falero se entregara tan temprano”, agregó, y respecto de la sensación de haber vencido como visitante sostuvo que “a veces, como somos de La Plata, muchos no nos tienen demasiado en cuenta”.

Para Cariaga éste no fue su primer éxito grande –ganó el Nacional de 1987 con Mat Dancer–, pero acaso por el que más tuvo que trabajar. “En la primera parte de la campaña, Second Reality tenía mal carácter, pero cuando comenzó a correr carreras extensas se amansó. Este es un caballo bueno de verdad. Decían que no se iba a agarrar al césped y quedó probado lo contrario.”

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.