El Gran Premio Nacional. Con argumentos para soñar