Con tanta clase como poca fortuna

El zaino no pudo superar un cólico
El zaino no pudo superar un cólico
(0)
23 de enero de 2002  

No estaba en los planes de muchos que Guarachero fuera el caballo ganador del Carlos Pellegrini de 2000. Trece meses después tampoco se preveía que un cólico le provocaría la muerte mientras permanecía en descanso.

El hijo de Slew Gin Fizz y Tanti Auguri (Cipayo), al que numerosos problemas de salud perjudicaron durante su campaña, no pudo superar ese trastorno orgánico, pese al trabajo de los veterinarios, y murió a los cinco años.

"Siempre fue un caballo al que le costó llegar diez puntos a las carreras. Por eso no llegó a rendir todo lo que podía, aun cuando ganó la más importante", dijo Pablo Falero, su jockey habitual.

El zaino nació en 1996, año donde en nuestras praderas también dieron sus primeros pasos Painter, Asidero y Litigado. " Perteneció a una de las mejores generaciones de los últimos diez años ", afirmó el jinete uruguayo.

Su concepto no termina allí, pues Falero auguraba un futuro más importante para el ejemplar que llegó a la cúspide luciendo las sedas azul y blanca de la caballeriza Corcel Negro.

"En 1999, antes de que se alarguen las distancias, lo creía mejor que Litigado. Eso demuestra, incluso, que no fue ninguna casualidad su triunfo en el Pellegrini de la temporada siguiente", destacó.

Guarachero intervino en once carreras y ganó cuatro de ellas, dos de corte jerárquico. En su cartilla, dos victorias condicionales y el clásico Ensayo (G II) acompañaron a su conquista cumbre en el Internacional de San Isidro.

El caballo criado en el haras Rodeo Chico se despidió de las pistas en junio pasado, cuando escoltó a Mr. Mat en el Classic (G I - 2000 m) de las Estrellas.

" Era un ejemplar de mucha calidad, pero sin tanta sanidad . Esperaba que pase el verano para que vuelva y siguiera dándonos satisfacciones junto a sus propietarios", señaló su entrenador, Juan Carlos Maldotti.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.