Demasiado fácil

Sin mayores esfuerzos, Jamelao superó a Iberal y mostró por qué es el mejor millero del momento
(0)
4 de mayo de 2003  

Ganó Jamelao el clásico Capital (GII-1600 m), de ayer en San Isidro. Ganó la lógica, el caballo de mejores antecedentes entre los seis que salieron a la pista, el "jefe", hoy por hoy, entre los milleros argentinos.

Jamelao venció por tres cuerpos a Iberal, el mismo caballo al que cuatro semanas antes había batido por seis en la arena. ¿Retroceso del ganador entonces? En absoluto. El pupilo de Roberto Pellegatta triunfó a media máquina, con todo el rollo adentro, casi como si no se hubiese tomado en serio la carrera.

Inclusive, el desarrollo no lo benefició. Esta vez, los punteros -Dusseldorf e Iberal- impusieron un ritmo suave a las acciones, tratando de guardar fuerzas para atajar la atropellada de Jamelao en la recta. Pero no hubo caso. Cuando el zaino arrancó, los pasó como tren a estación chica.

Para decirlo de otra manera: formalizada la carrera, el ganador le dio cinco cuerpos de ventaja a Iberal y en el disco le ganó por tres. Mientras él remató de orejitas paradas, con un jockey que llevó su fusta de vista, los demás dejaban la vida en la cancha con tal de asegurarse una posición honrosa.

Habla Pellegatta: "Lo hizo todo fácil. Ganaba siempre. Por los 500 metros ya se llevaba por delante a sus rivales. Me impresionó como que puede correr en cualquier desarrollo. Antes de la carrera sólo le pedí a Juan (Noriega) que si la carrera se hacía lenta lo trajera un poco más cerca".

Jamelao, cuyos nuevos dueños lo compraron para llevarlo a los Estados Unidos, podría seguir aquí algún tiempo más. Y, lo que es mejor, compitiendo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.