El clásico Paraguay va de postre