El éxito no se hizo esperar

El padrillo Distorted Humor, en su primera producción, tuvo un hijo ganador del Derby
(0)
5 de mayo de 2003  

Al finalizar 2002, la estadística de "freshman-sires" estadounidenses, es decir padrillos con su primera generación en las pistas, con actuación en cualquier país, estaba dejando a Elusive Quality (Gone West) como ganador, mientras que Distorted Humor (Forty Niner), padre de Funny Cide, el héroe del Derby de Kentucky, quedaba segundo. Siempre hablando en sumas ganadas.

Sin embargo, el ordenamiento tenía mucho de provisional, pues dos triunfos de hijos de Elusive Quality en el Reino Unido pendían de un hilo, investigados por tratamientos con medicamentos prohibidos. Ya en los primeros días de este año, las presunciones se cumplieron y el reproductor de Gainsborough Stud (una cabaña de Kentucky que pertenece al jeque Maktoum bin Rashid al Maktoum, vicepresidente de los Emiratos Arabes) sufrió con los fallos de la hípica británica: los potrillos fueron eliminados del marcador.

Así, Distorted Humor quedó adelante con 1.301.950 dólares en ganancias de sus descendientes y sumó 15 ejemplares ganadores; Elusive Quality (1.252.374 y 23 ganadores) ni siquiera pudo conservar el segundo puesto con los descuentos y quedó tercero de Awesome Again (Deputy Minister; 1.258.620 y 10).

Distorted Humor parece tocado por la varita mágica, algo fácil de pensar si se tiene en cuenta que con sus primeros hijos tiene al ganador del Derby de Kentucky y obtuvo la primera estadística en la que compitió. Pero hay razones más terrestres para explicar su éxito y todo arranca, como siempre, por el pedigree: es hijo de Forty Niner, el nombre más repetido en la lista de padrillos líderes de los Estados Unidos el último año, y su madre, ganadora clásica, es por Danzig.

En 1998, Distorted Humor venció en el Churchill Downs Handicap (G II), prueba que integra el mitin del Derby y que supo ganar el argentino Criollito. En semejante escenario marcó el récord para los 1400 metros, con 1m21s. Cinco años después, su hijo Funny Cide deslumbraba en el célebre inicio de la Triple Corona.

Su casa hoy está en Winstar Farm y la comparte con Kirs S., Victory Gallop y Groovy. Comenzó con un costo de 12.500 dólares el servicio, que en la temporada que arrancó en febrero subió a 20.000, tras su primer puesto en el ranking, y ahora pocos se atreven a calcular el valor para la próxima estación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.