Panorama hípico. Es mejor ganar con la fusta bajo el brazo