Exitos con distintas recetas

Miss Terrible ganó sin especular; Freddy aprovechó errores ajenos y virtudes propias
Julio Guimaraes
(0)
30 de junio de 2002  

Miss Terrible , la potranca, agregó otro ladrillo más a su torrecita de triunfos y ya va por el cuarto piso, o triunfos seguidos para decirlo de manera más clásica. Desde el punto de vista del resultado, hizo lo que se esperaba.

Freddy , el potrillo, echó cimientos en los grandes premios y justo en el final del primer semestre se metió en la pelea por el título de mejor dos años de la temporada. Fue sorpresa grande y de las bienvenidas, por cierto.

Los dos se quedaron con los primeros lugares en el Juvenile Fillies y Juvenile, las carreras para los productos que quieren llegar lejos, aunque difirieron por las vías que llegaron al éxito.

Pues mientras Miss Terrible trabajó para que La Danzadora sintiera su presión, primero, y luego recurriera a su oficio para mantenerse ya adelante sin cambiar de mano hasta los tramos finales, Freddy aprovechó una carrera donde los favoritos Rodeno y Equal Stripes se autoeliminaron al correr con descaro en la punta. Negocio redondo entonces para un caballo que probó ser explosivo en la recta.

Volviendo a Miss Terrible, hay que decir que a su remate esta vez le faltó potencia, más allá de alcanzarle para desnivelar la carrera y ganarle por un cuerpo a Virginia Fitz , su compañera de sedas. La misma potencia que justamente ayer le sobró a Freddy.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?