Industria en crisis. Ferro está contra otro retoque