Funny Cide fue pura entrega

Montado por el chileno José Santos, el potrillo castrado venció al favorito Empire Maker
(0)
4 de mayo de 2003  

LOUISVILLE, Kentucky (Especial).- Con su sensacional victoria en el Derby de Kentucky (G I-2000 m-1.100.200 dólares en premios), Funny Cide completó la perspectiva más cercana a las dudas que a las certezas en la carrera más célebre de la hípica de Estados Unidos.

Primero confirmó que el arranque de la Triple Corona estaba abierto como pocas veces y luego redondeó algunas de esas perlas a las que son tan afectos los norteamericanos: fue la primera ocasión en la que venció un 3 años criado en Nueva York y, además, volvió a ganar un ejemplar castrado, como no sucedía desde 1929, cuando venció Clyde Van Dusen.

En verdad, como escolta del favorito Empire Maker en el Wood Memorial, para Funny Cide no existía la condición de sorpresa, pero en este lote tan generoso en ofertas su dividendo a ganador de más de 27 dólares (por cada dos apostados) la cifra sonó razonable.

Un poco más inesperada fue su entrega en el desarrollo. Siempre cerca de los punteros, asomó cuarto en el opuesto y ya en la última curva le ofreció lucha a Peace Rules, otro de los que tenían buena parte de la confianza de los apostadores. Después, en la recta, su rival sumó su tenacidad a la de su compañero de techo Empire Maker (ambos son entrenados por Bobby Frankel), pero el chileno José Santos exigió a Funny Cide, que en todo ese tramo se mostró inexpugnable, para llegar al disco en 2m1s19/100. Empire fue segundo a un cuerpo y tres cuartos; Peace Rules quedó tercero y Atswhatimtalknbout atropelló fuerte para terminar cuarto.

Falló Palmarola

La yegua Palmarola, que en Palermo ganó el clásico Beazley, corrió ayer el Humana Distaff Handicap (G1), en Churchill Dows, y llegó última. Palmarola no competia desde 11 de septiembre de 2002, cuando ganó en Del Mar su segunda carrera de ese año.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.