Riesgos en las pistas. Hay que ayudar a la suerte