Insaciable, Gaitán Dassie se quedó con todos los clásicos

Antes del Pellegrini, el entrenador también ganó con Le Ken y Nashville Texan
Carlos Delfino
(0)
18 de diciembre de 2016  

Alfredo Gaitán Dassie fue amo y señor de todo ayer en San Isidro. Antes del Pellegrini, el entrenador celebró también con Nashville Texan, entre velocistas, y con Le Ken, en el Anchorena.

Nashville Texan ganó varias carreras antes de cruzar primero el disco del Gran Premio Félix de Álzaga Unzué. Porque la bolilla con su nombre fue la primera en salir en el sorteo de gateras, lo que le permitió al cuidador elegir a gusto el lugar de salida, lejos de los palos, donde hay necesidad de salir a toda velocidad. Porque era uno de los caballos que menos acusaban el calor en la exhibición, expuestos a más de 40 grados sobre el asfalto en la redonda, y se sabe que verlos sudarse en los momentos previos es una señal de pérdida de energías, algo que afectó a la favorita Sassagoula Springs. Y porque el jockey Eduardo Ortega Pavón supo administrar sus fuerzas para jugarse a fondo en la segunda mitad de la prueba, justo para neutralizar la atropellada de Santillano.

“La peleó mucho desde el año pasado para ganar un Grupo 1. Se lo merecía. Ahora lo mandaremos dos semanas al campo, que descanse bien en su hábitat natural, y luego del verano evaluaremos la campaña de la próxima temporada”, sostuvo Gaitán Dassie, que ya había logrado este cotejo en 1990, con La Esperanza. No es habitual verlo presentar velocistas, pero tampoco le faltan esas copas.

El calendario 2017 de Nashville Texan podría incluir el Stewards Sprint Stakes (1200m), en el Glorious Goodwood, el festival de carreras del hipódromo de Sussex, en Inglaterra. La invitación es para agosto, requiere de algunos meses de adaptación y tendrá que definirlo la diputada Mónica López, su propietaria. “Hoy disfrutamos del triunfo y más adelante lo evaluaremos, porque me acabo de enterar”, dijo, sorprendida, la dueña del stud Santa Elena, que además cerró la venta a Dubai de Keane –ausente en el Pellegrini–. “Ganar y vender son de las cosas que nos empujan a seguir invirtiendo en una industria que hay que valorarla por su mano de obra”, explicó. A su lado estaba Marcos Roberti, su hijo, que no soltaba el trofeo. “Antes de pensar en ser entrenador de caballos, como le gustaría, tiene que ir a estudiar geografía para aprobarla el lunes”, apuntó López, entre risas.

Le Ken no tenía experiencia en competir sobre césped, pero respondió en el Anchorena como corría en ese terreno cuando hacía piques cortos en sus primeros dos años de vida, en el haras. Ayer, esa aceleración la tuvo en los últimos 400 metros. “Aunque todas sus carreras habían sido hasta aquí en la arena, estaba convencido de que no iba a tener problemas con el pasto: es un súpercaballo y con otros hermanos había tenido muy buenos resultados en esta cancha”, fundamentó Gaitán Dassie. La explicación apunta a los hijos de Easing Along, el padre del ganador.

Para el representante de Pozo de Luna también hay invitación para Goodwood, para el Sussex Stakes (G 1). “Es muy duro ir allá y requiere de una aclimatación previa en Estados Unidos. Si lo llevamos a correr afuera, lo más probable es que sea en Norteamérica”, imaginó Fernando Fantini, uno de sus propietarios.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.