José Santos ahora sólo mira para adelante

"Quiero ganar para taparles la boca", dijo el jockey chileno que fue acusado y absuelto de haber ganado el Derby de Kentucky utilizando una pila
Julio Guimaraes
(0)
16 de mayo de 2003  

La pesadilla terminó. Quedaron atrás los que fueron los tres días más duros de su vida de jockey y ahora sólo piensa en ganar, mañana, el Preakness Stakes con Funny Cide para quedar a un paso de obtener la Triple Corona norteamericana.

El chileno José Santos, más santo que nunca desde que el lunes último una investigación ordenada por la comisión de carreras de Churchill Downs lo liberó de las sospechas de haber montado al héroe del Belmont Stakes llevando un artefacto eléctrico oculto en su mano, como lo insinuó el diario Miami Herald, habló ayer con LA NACION desde Nueva York y aseguró que su potrillo está listo para volver a la victoria.

"A Funny Cide se lo ve espectacular. El martes realizó un muy buen ensayo y sé que él puede. Hizo 47s los 800 metros, 59 para los mil y completó 1200 metros en 1m11s3/5. Yo estoy muy confiado en que podremos ganar la carrera."

Se lo escucha entusiasmado al jinete que obtuvo un premio Eclipse y entre 1986 y 1989 lideró el ranking por sumas ganadas de los pilotos que compiten en el país del Norte.

"Creo que el Preakness será muy distinto del Derby porque la pista de Pimlico es favorable para los caballos velocistas. Peace Rules y New York Hero -dos de sus nueve rivales- se pondrán pronto entre los de adelante y yo debo estar rápido para atacar con mi caballo. Me gustaría llevarlo en segunda línea y ganar para taparle la boca a la gente de Miami", dice.

La investigación para determinar si Santos había cometido un fraude para vencer en el primer pase de la triple corona puso en jaque no sólo su futuro profesional, sino que le ocasionó problemas familiares.

"Fue muy estúpido lo que se escribió sobre mí. En mi mano sólo llevaba el látigo y una brazalete para los dolores de reuma que me obsequió Rita, mi esposa. No sé si buscaron perjudicarme con esa ridícula historia o ese tipo -por el reportero del Miami Herald que con su artículo encendió la investigación- lo hizo porque había apostado al caballo que perdió."

El artículo, que apareció en la edición del sábado último en aquel medio -ilustrado por una fotografía que el propio hipódromo de Churchill Downs calificó de sospechosa-, fue recogido por todas las cadenas noticiosas de los Estados Unidos, y entristeció a Selena, una de las cuatro hijas de Santos.

"Ella tiene siete años y se enteró de toda esta mentira mirando la TV. Es duro que un niño de su edad deba enfrentarse a eso y luego piense lo que le dijo a mi esposa: "No sabía que mi padre era así de malo"."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.